El padre José Luis Cacho, párroco de la Iglesia Nuestra Señora de Fátima en Parque Central manifestó durante su homilía que un voluntario es aquel que dice: «Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad» y en este espíritu transcurrió la misa de Acción de Gracias por el Día del Voluntario con presencia de sacerdotes de Caracas y la máxima representación de Caritas en la capital de Venezuela, además de cada una de las voluntades que conforman las parroquias caraqueñas.

«Si recurrimos a la palabra de Dios, vemos que en el Padre Nuestro decimos hágase tu voluntad en la tierra, y también vemos a Jesús, en la carta a los Hebreos dice: Tú no quieres sacrificios ni ofrendas, aquí estoy yo para hacer tu voluntad, entonces un Voluntario católico es movido por otras personas, por el ejemplo de otros hermanos, motivado por la oración, por la meditación, trata de hacer la voluntad de Dios, no la santa voluntad de uno, como a veces puede suceder en una ONG o a veces también sucede en la  Iglesia, entonces yo les invito a que, hagamos eso, seamos voluntarios Del amor de Dios» definición del padre Cacho a cerca de las cualidades que debe tener un voluntario.

«Salir al encuentro del hermano necesitado para ser luz» así la historiadora y voluntaria Maríaelena Mestas describe qué es ser voluntario en Venezuela.

«El voluntariado está totalmente vinculado con nuestro papel desde que fuimos bautizados, somos laicos y como tal el laico en el tercer milenio tiene que salir al encuentro del hermano necesitado, para ser luz, para ser esperanza, esa es a la Iglesia que nos convoca nuestro amado Papa Francisco y es la Iglesia también de nuestro Administrador Apostólico Cardenal Baltazar Porras. Esta es una gran oportunidad de una Venezuela en tinieblas ser la diferencia, llevar esperanza, llevar consuelo, a veces con obras materiales, a veces con obras espirituales». 

La bendición final de la Eucaristía tuvo una dinámica distinta pues varios voluntarios se alinearon frente al altar y a los sacerdotes presentes le bendijeron con la señal de la cruz en la frente, luego los presbíteros hicieron lo propio con los voluntarios: la representación misma de lo que significa sinodalidad; caminar juntos 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *