PADRE PEDRO TRIGO S.J.: “NO HAY CAMINO A LA RESIGNACIÓN. PARA SUPERAR LA CRISIS LOS CRISTIANOS DEBEN SER DELIBERANTES”.

La Jornada Teológica 2020, continuó este martes 21 de junio con la ponencia del Padre Pedro Trigo, quien habló acerca de los aportes que pueden ofrecer los cristianos para solucionar la grave crisis que atraviesa el país.

Este martes la conferencia realizada en marco de la Jornada Teológica 2020 inició con una explicación acerca de la importancia de ser un cristiano seguidor de Jesucristo, ya que esto nos invita a conocer aquello que Jesús hizo, y de este modo poder adecuarlo a nuestra situación actual.

El Padre Trigo ha dicho que es indiscutible el hecho de que “Venezuela necesita una alternativa superadora”. Para él, lo más básico seria encarnarse en la situación que atraviesa el país y seguir el ejemplo del Señor, quien fue una persona solidaria, capaz de dejar todo para ayudar al prójimo sin pedir nada a cambio.

En la actualidad, Venezuela tiene una población con más del 80 % en situación de pobreza y con una falsa ideología sembrada por sus gobernantes, ante la grave situación que atraviesa el país, Pedro Trigo considera que “el amor y la solidaridad es lo único que puede salvar a la nación”; además , enalteció a todos los venezolanos que comparten su pobreza como lo hizo Jesús, refiriéndose particularmente a los médicos, enfermeras y educadores, como “profesionales solidarios”, quienes a pesar de no recibir ingresos dignos y arriesgar su propia vida, entregan sus conocimientos para ayudar al prójimo.

Manifestó que la Polarización ha producido odio y rencores entre los habitantes del país, a pesar de ello, los cristianos no pueden excluir a los gobernantes, pero si están obligados a alzar su voz y decir que “Dios no quiere esta dictadura”. Se debe crear una democracia deliberante donde quepan todos, donde prevalezca la razón y no sea necesario el uso de la fuerza.

El teólogo responsabilizó de la crisis nacional a los funcionarios del gobierno que no han actuado como servidores públicos ni han sido responsables ante los ciudadanos, señaló que esto será superado cuando “recuperemos la horizontalidad que existió en los años 60, cuando todos los venezolanos íbamos en una misma dirección ascendente, porque los gobiernos eran poli-clasistas”. Dejó claro que “la Iglesia no puede meterse en política ni sustituir al gobierno”, pero debe denunciar lo que éste haga mal.

Ante la tentación de apartarse de los problemas ajenos, el Padre Pedro considera que la Iglesia pertenece al orden establecido y siempre ha tenido la visión de unión fraternal, priorizando las necesidades de los más pobres, también hizo un llamado a desmontar el clericalismo y recordar que una parroquia está conformada por los feligreses a los que sus párrocos deben servir.

Por otro lado, considera que los venezolanos lamentablemente no tienen sentido histórico y fueron fáciles de manipular, haciéndoles creer que no eran capaces de crear ni de mantener con éxito la democracia, es por ello que envió un mensaje a los jóvenes del país que no conocen otra realidad que la actual; les explicó que hubo un tiempo donde existía salud, seguridad, educación y empleos acordes a la altura de aquel tiempo, invitándolos a desarticular el populismo que tiene como doctrina someter a los pobres para dominarlos, el Padre Trigo les recodó que “Jesús empoderaba a la gente y los hacía pensar para así liberar sus mentes y sus corazones”.

Por otro lado, el presbítero está consciente de que no todos tienen vocación política, sin embargo considera que “debemos marchar juntos y fomentar el hábito de la deliberación en todos los ámbitos”, reafirmando que este es el reto que deben adoptar todos los cristianos.

La alternativa primordial para superar la situación actual de Venezuela comienza por “responsabilizarse de sí mismo y perder la mala costumbre de que otros se encarguen de nuestra vida”. Dijo que es necesario aprender a expresarse a tiempo y escuchar con respeto otras opiniones, de esta manera se puede entablar un diálogo que permita tomar las mejores decisiones para el bien común; también debe haber una evaluación constante que permita verificar que cada quien cumple con las responsabilidades acordadas, “son muchos los obstáculos, pero actuando como verdaderos cristianos y siendo deliberantes, se logrará el cambio tan anhelado por todos”, afirmó el teólogo.

Al finalizar, realizó una invitación a los venezolanos para que juntos busquen salir del consumismo, apoyados siempre por algunos medios de comunicación, y que debemos no sólo aprender a vivir con lo necesario, sino comprender que lo verdaderamente importante que va más allá de lo material, recordando siempre que somos hijos de Dios, seguidores de Jesús y hermanos de los demás.

Prensa Arquidiócesis de Caracas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traductor »